Garrapatas en gatos ¿Cómo eliminarlas?

Las garrapatas en gatos son un poco menos frecuentes que en perros, ya que los gatos tienen, de forma natural, una mayor tendencia a mantener una higiene corporal óptima. Sin embargo, también pueden aparecer, y hoy te explicamos cómo erradicarlas.garrapatas en gatos

Cómo eliminar las garrapatas en gatos

Eliminar las garrapatas es igual en todos los animales, incluidos los humanos. En el caso de los gatos, por lo tanto, habrá que hacerlo igual que en las personas o en los perros, aunque tiene la dificultad añadida de que el gato es más difícil de controlar y puede revolverse para arañar.

Para resolver ese pequeño problema, si se desea, se le puede intentar hacer beber un poco de algún licor para que se adormile un poco y, de esa manera, que esté menos dispuesto a revolverse y arañar.

Si no se considera necesario, no hace falta hacerlo, pero puede ayudar.

como quitar una garrapataEn cualquier caso, una vez que se vaya a retirar la garrapata, conviene hacerlo con unas pinzas de las cejas, agarrando a la garrapata tan cerca de la piel del gato como sea posible. En ese momento, hay que tirar lentamente, sin movimientos bruscos ni tirar de golpe.

Es importante que el gato esté tranquilo (de ahí lo del licor para adormilarlo), porque, de lo contrario, si se revuelve por el dolor, la garrapata se romperá y habrá más peligro de que transmita alguna enfermedad.

Si la garrapata sale correctamente sin romperse, no debería haber ningún problema, y bastará con limpiar la herida con un poco de agua y jabón. En el caso de que se rompa, habrá que retirar los pedacitos de la garrapata uno a uno.

También se puede retirar la garrapata con las manos directamente, pero es más difícil establecer la presión correcta, y, además, no es tan fácil cogerla únicamente por la cabeza (lo cual puede conducir a que se rompa el cuerpo y se quede la cabeza pegada, lo cual es más peligroso).

Es por ello que se recomienda utilizar unas pinzas para las cejas.

Qué hacer después de eliminar la garrapata

Tras retirar la garrapata, si ésta ha salido sin problemas, será conveniente aplastarla colocándola entre dos superficies duras y apretando. De esa forma la mataremos sin que exista riesgo de que pueda volver a atacar a otra mascota.

Independientemente de que la garrapata haya salido bien o mal, después de retirarla, será recomendable acudir al veterinario. La razón es que las garrapatas pueden transmitir una gran cantidad de enfermedades.

Es cierto que el riesgo es sensiblemente mayor cuando la garrapata se ha roto, pero también existe riesgo si ha salido bien, así que siempre será recomendable acudir al veterinario para que él prescriba los medicamentos oportunos.

Como ves, la aparición de garrapatas en gatos, aunque no es tan frecuente como en los perros, también puede darse, y es por ello que conviene conocer los mejores métodos para eliminarlas y que, de esta forma, nuestro gato esté sano al cien por cien.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *